TIENDA EN LÍNEA

Gorditos de corazón, donde todos caben

Informe Obesidad 2015 – 2016

COLOMBIA CON UN PROBLEMA MUY GORDO

S.O.S Miles de obesos podrian Morir

 

Enfermedades no trasmisibles, todas de ellas asociadas a la obesidad, son la principal causa de mortalidad no sólo en Colombia, sino también en el mundo, en nuestro país dentro de las 10 primeras causas de mortalidad al menos 6 están directamente relacionadas con la obesidad. Si se tiene en cuenta que cerca del 52% de la población de Colombia está por encima de su peso saludable… la Obesidad es una epidemia que ya alcanzó proporciones que ni las proyecciones más pesimistas pudieron vaticinar.

Panorama nacional Si bien la obesidad no es una epidemia de una región específica del país, las ciudades capitales, son las más afectadas, debido al ritmo de vida al que están sometidos los ciudadanos, y a la sobre oferta de comidas procesadas, lo que sumado a factores como el sedentarismo y otros hábitos inadecuados, han ocasionado el crecimiento de esta problemática por encima de las proyecciones, lo que sin duda desata un grave problema de salud pública, ya que existen más de 60 enfermedades asociadas a la obesidad, muchas de ella fatales.

San Andrés islas, Guaviare y Valle del cauca son los departamentos más afectados. Las ciudades principales como Medellín, Bogotá y Cali están viviendo un fuerte aumento en esta epidemia. En las ciudades costeras y de clima cálido es donde se presentan los casos más extremos de súper obesidad, ya que factores culturales, gastronómicos y climáticos tienen incidencia en el fenómeno. Siendo ciudades como barranquilla, Valledupar e Ibagué las más afectadas.

Gorditos de corazón, sola en esta lucha Hace 10 años la Fundación Gorditos de Corazón, decidió hacerle frente a esta problemática, principalmente a través de dos misiones: Una ofrecer apoyo a personas obesas de todo el país y realizar el mayor número de intervenciones posibles en casos extremos, es decir aquellos en los que la vida del obeso se encuentra en serio peligro. Dos convirtiéndose en la voz de la conciencia de un país que se está engordando sin control, permitiéndole a la obesidad matar cada año a miles de colombianos entre los que se incluyen niños y niñas. Sólo las enfermedades cardiovasculares, pueden matar a más de 60.000 colombianos al año, sin contar los cerca de 7000 que mata la diabetes, lo más grave, es que estas cifras podrían ser aún más escandalosas, ya que hace más de media década no se realizan estudios completos en el país, para examinar tanto

estos fenómenos, como la situación del estado nutricional de los colombianos y la relación que existe entre ellos.

Aunque Gorditos de Corazón, no fue creada para desarrollar investigaciones, ni estudios y que además no cuenta con los recursos para ello. Si se puede tomar la recopilación e interpretación que se hace periódicamente sobre los fenómenos de la obesidad y el sobrepeso, como un punto de referencia, sujeto al análisis de las tendencias y el comportamiento de estos fenómenos en relación a la población.

En promedio durante los 5 primeros años de la Fundación el número de solicitudes de ayuda realizadas para intervenir en pacientes con obesidad, alcanzó gradualmente unas 1000 al año. Hoy en su décimo año de labores, en Gorditos de Corazón se reciben en promedio entre 12 y 15 solicitudes de ayuda al día.

Lo que significa que al año ya superan por mucho las 4000. Esto cifra da muestra clara de muchos aspectos, aparte de un incremento del 300% en personas que piden ayuda. Muestra también que la obesidad es un fenómeno en fuerte aumento; que la intervención del estado es insuficiente, que a los obesos el sistema de salud NO les ofrece un tratamiento solución o integral; que las márgenes entre las edades afectadas por este mal se han ampliado, al punto en que no solamente niños, sino además bebés deben ser intervenidos.

El 75% de las solicitudes de ayuda provienen de mujeres de todas las edades, el 10% hombres y el 15% restantes, niños y niñas menores de 12 años. Esto no quiere decir que los hombres no estén engordando, simplemente que las mujeres se hacen más rápido conscientes del problema, según Yuli Quintana psicóloga de la Fundación, esto obedece a factores sociales e inherentes al género en sí “a las mujeres comienza a afectarlas mucho más rápido la obesidad, ya que tiene mayor incidencia emocional que en los hombres, es decir a ellas les importa cómo se ven tanto cómo sienten” según la doctora Yuli, esto las hace más propensas a sufrir alteraciones mentales, ya que la obesidad también es factor de este tipo de enfermedades.

LOS HOMBRES, CASOS VERDADERAMENTE EXTREMOS

Que tan sólo el 10% de las solicitudes de ayuda provengan de hombres, no quiere decir que el asunto este bajo control para ellos, esto obedece a que ellos suelen darle mucha menos importancia a los kilos de más y no suele avergonzarlos. Así lo explica también Yuli Quintana, en un contexto cultural y social. Para el género masculino la obesidad pasa aprobada y hasta inadvertida, ellos sólo reaccionan frente a quebrantos graves de salud y cuando su calidad de vida está seriamente afectada.

Generalmente las solicitudes que llegan a la Fundación, son de Hombres desesperados y con una súper obesidad extrema, que ya ni les permite moverse y que muchas veces incluso hace que su llamado de auxilio sea demasiado tarde, ya que mueren antes de que Gorditos de Corazón pueda intervenir.

Niños y bebés las víctimas inocentes. Si hay algo verdaderamente triste es saber de un niño muerto por obesidad, con enfermedades que comúnmente afectan a un adulto mayor, amenazando a un infante a tres bebés con obesidad mórbida al año.

Que se reciba el reporte de al menos un menor muerto por este mal en el mismo lapso de tiempo.

 Que se rescaten niños con casi 4 veces el peso que deberían tener, padeciendo enfermedades asociadas.

Que ese fenómeno llamado “mal nutrición” antes no tenido en cuenta, sea el arma silenciosa de la obesidad para atacar personas de todas las edades. En conclusión, que la obesidad esté atacando y matando niños es un indicador alarmante sobre los alcances de este fenómeno. Que en promedio la fundación tenga que rescatar.

2000 SON APENAS UN PUÑADO

El departamento de gestión social de gorditos de Corazón ha procesado o pre-seleccionado un par de miles de solicitudes de ayuda. Cabe destacar que de las más de 4000 que se reciben al año algunas son reiteradas, lo que es una clara muestra de que la enfermedad, en una persona que la padece, además de no controlarse o solucionarse, tiende a agudizarse y persistir durante los años. Muchas de estas solicitudes ni siquiera alcanzarán a recibir respuesta, para avanzar en algún proceso de ayuda, porque la persona puede morir sino recibe atención urgente.

Uno o dos rescates al mes, depende de las circunstancias, los recursos necesarios y la complejidad del mismo, es todo el aporte que puede hacer la Fundación, teniendo en cuenta que para realizar esta “Operación Rescate” como se denomina el proyecto, que atiende los casos más extremos. A otros tantos se le brinda acompañamiento, terapias y algunos suplementos dietarios. Pero esto no es suficiente, Colombia necesita urgente un proyecto efectivo que no sólo brinde atención integral a los obesos sino que le haga frente a la promoción y prevención como herramientas para lograr que el fenómeno decrezca.

FALTA DE CONCIENCIA

Normalmente el consumo adecuado de calorías de una persona puede estar entre las 1500 a 2500 calorías, según factores como la edad, el sexo, la estatura y la actividad física realizada. Sin embargo la gran mayoría de las personas no son conscientes de la forma en que se alimentan, en cuanto a la calidad, el equilibrio de los nutrientes, la cantidad y sobre todo los excesos en grupos de alimentos determinados como los carbohidratos, azúcares y grasas. Debido a esta falta de conciencia una sola persona puede consumir en una comida rápida o chatarra entre 5.000 y 10.000 calorías, el equivalente al requerimiento de 5 días de la semana.

Por el lado de los niños, la falta de compromiso familiar es el principal factor, ya que los padres o tutores no sólo omiten la enseñanza de hábitos saludables,sino que además no ejercen control sobre las costumbres alimentarias de los menores. Que enfrentan un mercado con sobre oferta de alimentos poco saludables, sobre los cuales no hay regulación, ni control por parte de lasautoridades competentes, ni siquiera a nivel informativo o de advertenciasobre las consecuencias de consumirlos. “El 90% de los pacientes con sobrepeso y obesidad están en esa situación a causa de los hábitos alimentarios inadecuado, de tal manera que haciendo sólo ajustes en la alimentación se logra estabilizar al paciente y posteriormente encaminarlo hacia un peso saludable” afirma Diana Valencia, nutricionista de planta en Falta de conciencia.

UN PROYECTO PARA SALVAR VIDAS

La Fundación Gorditos de Corazón, hace un llamado urgente al Gobierno Nacional, para que destine los recursos necesarios para hacerle frente a esta epidemia. Es necesario desarrollar un proyecto que trabaje en dos frentes: uno realizar una intervención directamente en la población con problemas de obesidad mórbida y que por ende está en serio riesgo de muerte. Dos, realizar una campaña agresiva de promoción y prevención para neutralizar la epidemia, actuar en los casos que sean reversibles a través de educación, terapia e implementación de escuelas de hábitos saludables, como proyectos de aprendizaje integral con amplio nivel de impacto social en la reducción de la problemática, y evitar que más personas entren a formar parte de la estadística de obesidad y sobrepeso en el país.