TIENDA EN LÍNEA

Gorditos de corazón, donde todos caben

La obesidad nuevo verdugo de los colombianos

 

(Medellín, febrero 9 de 2017) Así se termine definitivamente el conflicto con todos los grupos armados en Colombia, los padres  seguirán  enterrando a sus hijos porque el Estado no está enfrentando a un verdugo más cruel: la obesidad. Así lo aseguró el director de la Fundación Gorditos de Corazón, Salvador Palacio González.

Según Palacio González, la obesidad es literalmente una bomba de tiempo y sus consecuencias pueden ser más nefastas que las sufridas en 50 años de lucha armada. De las diez principales causas de muerte en el país, cinco están asociadas con el sobrepeso y la obesidad: enfermedades cardiovasculares, enfermedades circulatorias, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes.

Un gran porcentaje de esa mortalidad obedece a los malos hábitos alimenticios de los colombianos y al incremento excesivo en el consumo de alimentos con alto contenido calórico, ricos en azúcar, sal y grasas.

En Colombia, la dinámica en los hogares cambió: múltiples ocupaciones y obligaciones de la pareja, largas distancias, congestiones en los centros urbanos y un acelerado ritmo de vida. Razones que conllevan a una baja alimentación sana y a que desde la niñez se esté generando una adicción a consumir snacks, comidas rápidas y a tomar bebidas azucaradas como gaseosas, energizantes, maltas, refrescos y bebidas tipo té, entre otras, aseguró Palacio González.

Está científicamente comprobado que la ingesta exagerada de bebidas azucaradas genera sobrepeso y obesidad. Además, generan un efecto similar al consumo de alucinógenos, al intoxicar el organismo y crear adicción en el consumidor.

Según el director de Gorditos de Corazón, el propio Ministerio de Salud y Protección Social confirma la alta probabilidad de que los consumidores de bebidas azucaradas padezcan diabetes, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y produzcan resistencia a la insulina.

De acuerdo con estadísticas del Ministerio de Salud, en Colombia el 21.8% de la población consume diariamente bebidas tipo gaseosa, principalmente los jóvenes entre los 14 y 18 años de edad, seguido por quienes están entre los 19 y los 50 años de edad.

Palacio González hizo un llamado para que el tema de la obesidad se adopte como política de Estado y para que el Congreso de la República asuma con total responsabilidad los debates correspondientes al proyecto radicado por la fundación a su cargo, y para que el Manejo Integral del Sobrepeso y la Obesidad –MISO- se convierta en una Ley para mitigar los efectos de la mortal enfermedad en Colombia.

Departamento de Comunicaciones

Fundación Gorditos de Corazón